Programa de entrenamiento

SEMANA 08 – ¿CORRER Y CAMINAR?

7 al 13 septiembre

Si el kilometraje indicado para alguna semana te parece largo, en especial si nunca has cubierto las distancias que se indican, es conveniente hacer la sesión utilizando el método de Osler, que ha tenido excelentes resultados.

El método original consiste en alternar porciones de trote de 15 minutos con porciones de caminata intensa de 5 minutos. Está demostrado que correr esta sesión así no solo cumple con los objetivos de la sesión larga, sino que además retrasa la aparición de la fatiga durante el entrenamiento.

El objetivo de la sesión larga es dar oportunidad a tu organismo para que “aprenda” a utilizar la grasa corporal cuando la reserva de glucógeno se ha agotado, es decir, a partir del kilómetro 30 ó 32, que es cuando correr empieza a sentirse más pesado.

El método se basa en que al interrumpir el trote se corta la acumulación de los factores que ocasionan la fatiga, debido al cambio de intensidad de tu paso y al cambio en la postura de los grupos musculares que trabajan.

La manera de desarrollar éste método es bien sencilla. Consiste en trotar de manera continua durante 15 minutos para alternar con cinco minutos de caminata rápida, algo así como avanzan los marchistas, sin preocuparte por la flotación.

Nuestra recomendación: Que la duración del tiempo de caminata no sea inferior a los dos minutos a fin de asegurar que el “corte” de la acumulación de los factores de la fatiga sea más efectivo, por lo que sugerimos la siguiente combinación: 13 minutos de trote por dos minutos de caminata rápida, donde la suma de los minutos de cada porción es 15 minutos (al sumar 13 + 2), lo que además de interrumpir los dos minutos facilita el control de los tiempos, sobre todo después de haber corrido dos horas o más y el agotamiento se hace presente, por lo que basta con recordar que cada módulo inicia cada cuarto de hora.

Advertencia: Utilizar éste método es algo que debe hacerse desde el principio de la sesión, ya que, si decides empezar a caminar después de haber corrido por más de una hora, te encontrarás con la desagradable noticia de que al terminar la porción de caminata te será casi imposible empezar a correr de nuevo.