Programa de entrenamiento

SEMANA 21 – ¿Y DESPUÉS DEL MARATÓN?

07 al 13 diciembre

Estadísticas confiables demuestran que la mayoría de las lesiones del maratonista ocurren durante las tres semanas siguientes a la fecha del maratón.

La explicación es sencilla. Correr un maratón empleándote a fondo, sin importar en cuanto tiempo lo hagas, produce efectos destructivos en el organismo, que si no se tiene el tiempo suficiente de recuperación se convierten en lesiones.

Si el día de la carrera trataste de hacer tu mejor tiempo o corriste tu primer maratón habrás empleado las tres capacidades, lo que tiene un efecto destructivo que en algunos casos no llega a percibir, pero que requiere de una atención específica para su recuperación.

Haz sesiones de trote muy suaves de 30 a 50 minutos, por lo menos cuatro veces por semana, para asegurar tu recuperación y conservar tu condición física, pero evita esfuerzos intensos como participar en otras carreras de manera competitiva.

Después de tres semanas, realiza una sesión larga semanal sin exceder los 20 kilómetros. Si después de eso decides participar de manera competitiva inicialmente en distancias de 5 o 10K. Evita los 21 K y el maratón.

Una forma de minimizar el riesgo de lesiones es dejar pasar sin competir un día por cada kilómetro que tenga la carrera en la que participaste. De acuerdo con esto, si corriste los 42K a máxima capacidad, lo ideal sería no competir antes de seis semanas, de preferencia iniciando con distancia menor a 15 kilómetros.

Lo que es un hecho es que correr un maratón es un verdadero logro, y que mereces tomar un descanso. Recuerda que cuentas con una condición física que te costó mucho tiempo ganar. ¡Disfrútala!